martes, octubre 17, 2006

La Educación en Tecnología y su dimensión Didáctico - Pedagógica en la proyección del sujeto para la Sociedad del Conocimiento

UNIVERSIDAD CATOLICA DE MANIZALES
FACULTAD DE INGENIERIA
MANIZALES 2002


INVESTIGADOR PRINCIPAL: Francisco Javier Suárez Valencia.
COINVESTIGADORES: Maria Luisa Alvarez, Jhon Wilder Torres
PRESENTACION

Una importante función social de la educación ha sido preparar sujetos para su futura participación en las relaciones de productividad y desarrollo social. El énfasis central de la educación había sido puesto en educar para el empleo pero las actuales condiciones sociales han empezado a exigir de un modelo educativo centrado en el trabajo, actividad creadora, fuente de artefactos, instrumentos y conocimiento [1]. La visión de educar para el trabajo conlleva, entonces, asumir el reto de ampliar la capacidad de comprensión de conjunto, a la vez que cultivar las capacidades prácticas involucradas en el hacer y un desarrollo integral humanizante, el ser, al tiempo que indagué en la razón de los porqués, lo que permite precisar los grandes objetivos de la educación en tecnología dentro de la perspectiva de educar para el trabajo en el marco de la sociedad del conocimiento.

La importancia de la tecnología como componente esencial en la cualificación del desempeño humano es cada día más evidente. Así, la tecnología en el mundo viene integrándose en los programas de estudio escolares:

•Como disciplina o área
•Como cursos tecnológicos y científicos
•Como cursos sobre el trinomio (CTS) Ciencia, Tecnología y Sociedad
•Como un tema en las disciplinas escolares
•Como aplicación de medios tecnológicos

Con la intención de producir un efecto más significativo en las prácticas académicas se debe, reconocer el doble valor de la tecnología:

-Como área de conocimiento con una dinámica y contenidos propios
-Como un componente transversal en el currículo que puede incorporarse a muchos elementos de los programas de estudio y cuya finalidad consiste en que los estudiantes puedan adquirir una capacidad práctica de desempeño para la vida laboral, social. [2]

Dentro del esquema educativo Colombiano, es a partir de la Ley 30 de Educación,[3] que se ha empezado a incluir el concepto de la tecnología en los discursos curriculares, pero requiere puntualizar aspectos más concretos y formular estrategias que favorezcan su incorporación al sistema educativo Colombiano y consecuente con ello, al logro de metas propuestas.

Para establecer cualquier estrategia de integración del componente tecnológico en los planteamientos curriculares se deben reconocer los principios epistemológicos que le subyacen (ser-hacer), ya que de una educación en tecnología debe esperarse el más elevado sentido comunitario y compromiso solidario con ideales colectivos de sociedad en función del bien común.

Para alcanzar esto es indispensable establecer a partir del conjunto de logros, las competencias básicas que deben ser adquiridas como las estrategias y mecanismos didácticos, metodológicos, pedagógicos y curriculares.

Entre las competencias básicas que es necesario desarrollar en el mundo actual se consideran: tener un pensamiento analítico, crítico, que permita identificar problemas, solucionarlos y crear planes estratégicos que den visión de futuro y así prospectar los hechos; para lo anterior se requieren cinco capacidades básicas: abstracción, pensamiento sistémico, pensamiento creativo, experimentación y trabajo en equipo.

Una característica del discurso en torno a las innumerables aportaciones de la Tecnología, es el papel de las llamadas NTIC (Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación), en donde:

Las telecomunicaciones poseen el potencial de transformar la clase en un nuevo entorno de aprendizaje, ya que mediante ellas, profesores y estudiantes se mueven más allá del espacio del aula, colaborando con el “cercano mundo real”, con toda la comunidad y compartiendo saberes. El resultado de todo ello es propiciar en los estudiantes una aprendizaje significativo el acercamiento de la diversidad cultural (Tinker y otros, 1991).[4]

Las telecomunicaciones facilitan la interdisciplinariedad en la educación, conectar: ciencia, geografía, idiomas, estudios sociales y matemáticas en claros y concretos caminos; ofrecen a los profesores y estudiantes salir del aislamiento de la escuela y del aula, promoviendo colaboración y comunicación con otros colegas del barrio, del estado vecino y del mundo entero (Roberts y otros, 1990).[5]

[1] ANDRADE LONDOÑO, E. 1999. Ambientes de aprendizaje para la educación en tecnología. Universidad Pedagógica Nacional. Bogotá.
[2] ANGEL ALONSO SOTO SARMIENTO. Educación en Tecnología, Un reto y una exigencia social. Aula Abierta, 1997.
[3] La Ley 115 de 1994 establece el Area de tecnología e informática como fundamental y obligatoria en todos los grados de educación formal proporcionando un espacio clave para implementar la educación en tecnología en Colombia.
[4] TINKER, F. y otros (1991) Telecomputing linking for learning. Hands on. Boston, Ma.
[5] ROBERTS, N. y otros (1990) Integrating telecommunictions into education. New Jersey: Prentice Hall.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal